Vintage

{Para las que creen que cualquier tiempo pasado fue mejor.}

Vestido en crepé de China y raso de color marfil, con bolero semirrígido. 

En este vestido, que combinaría muy bien con un peinado de ondas al agua e inspiración años ’30 como las de Kate Bosworth, la gracia está en el contraste de texturas y materiales: por una parte, los dibujos geométricos en raso, brillante y satinado, destacan sobre el el crepé de China, más mate y rugoso; por otra, la lánguida caída de la falda y la cola chocan con el bolero, ligeramente armado. 

Para complementarlo, yo apostaría por unos zapatos a tono de tacón bajo y fino, como éstos de Menbur, y joyas de estilo art déco, pero no demasiado llamativas.

Vestido de tirantes y bajo asimétrico, en tul verde agua, con aplicaciones de encaje marfil y lazo de raso a la cadera. (Boceto preliminar)

Este vestido, vaporoso pero con caída, bebe directamente de los cortes sueltos y a la cadera de los años ’20, solo que con un plus de sensualidad. El color, aguamarina, aporta un toque nostálgico a la vez que innovador, alejado de los tonos habituales.

Completarían el total look retro un velo como los que proponen aquí Twigs & Honey y joyas de aire vintage (el collar es de Michal Negrín, los pendientes, de López-Linares). Puedes optar por unas sandalias altas como éstas de Enepe, o por unos zapatos más bajos con tacón Luis XV.

Vestido sin mangas en encaje rosa pálido con volantes, largo asimétrico a media pierna y cola móvil.

Este  nostálgico vestido, de inspiración eduardiana, es perfecto para darle un toque romántico y elegante a una boda campestre. La cola, en gasa marfil, se une a la estructura del vestido a través de un sistema de corchetes (disimulado debajo del último volante), de manera que puedas eliminarla para el momento de la fiesta.

El complemento indispensable para este modelo sería un tocado de rafia natural, con flores en tonos rosa (podría ser éste de Anna de Amigo), a juego con el ramo. En los pies, te recomendaría unos botines peep toe, en la línea de éstos de Uterqüe. Las joyas, clásicas y sencillas, con predominio de las perlas y la plata vieja.

Vestido en tul rosa palo y nude, con drapeados recogidos a un lado y botones decorativos. (Boceto preliminar)

Se trata de un vestido de aire vintage y romántico, gracias a su corte y su lánguida caída, pero con un toque algo extravagante. Precisamente por eso, lo combinaría con joyas de Michal Negrín, como este pasador (que colocaría sobre un moño bajo y despeinado), el collar y los pendientes. Para terminar, unos guantes cortos en tul a tono.

Anuncios

Un comentario el “Vintage

  1. nihonnipon dice:

    La verdad es que estoy venga a mirar los bocetos y no sabria decantarme por un estilo!! Me gustan tus bocetos y las ideas para combinarlos con los complementos. Enhorabuena por tu trabajo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s